viernes, 25 de abril de 2008

UNA ENTREVISTA CON JUAN JOSÉ VEGA

En septiembre de 1985 tuve la oportunidad de entrevistar al destacado historiador peruano Juan José Vega en la ciudad de Piura. Acababa de dictar una brillante conferencia en el Club Grau, invitado por la Comisión de Cultura del Concejo Provincial de esa localidad. No leyó, simplemente se puso delante del micrófono y con una oratoria académica impecable desplegó, durante dos horas, sus amplios conocimientos sobre la historia piurana, en especial aquella referida a los primeros momentos de la conquista española. Al terminar lo abordé para solicitarle una entrevista, y él con la sencillez que lo caracterizaba aceptó. El texto lo publicó “Noval” (Año II Nro 4) , una revista pedagógica que publicaban por entonces Lucho Vélez, su esposa Carmen Mendoza y la profesora Luz Gallo. Veintidós años después vuelvo a ver el texto: el papel bulki y el mimeógrafo han soportado penosamente todo este tiempo, por lo que me dispongo a transcribirlo. Juan José Vega (Lima, 1932) murió el 8 de marzo del 2,0003 luego de una prolongada y fructífera vida dedicada a devolverle a los peruanos su “verdadera historia”.

AA.- Ser profesor de historia o catedrático de la materia en alguna universidad es cosa relativamente fácil, pero dedicarse a la investigación histórica con la pasión que usted lo hace requiere, supongo, una motivación más profunda. En su caso ¿cuál ha sido esta motivación?

JJV.-Es una pregunta difícil de responder, como todo lo humano. Pero creo que lo hago porque me place, me siento muy satisfecho con esto. Paralelamente considero que impulsa esa felicidad en el trabajo que hago el hecho de estar convencido de que al pueblo peruano debe dársele su historia verdadera, esa historia que ha sido ocultada durante siglos por una oligarquía que jamás quiso enseñar al pueblo del Perú su epopeya, su gesta, sus luchas.

AA.- ¿Cree usted entonces que se ha ejercido una visión clasista de nuestra historia?

JJV.- Clasista y racista, porque nuestra historia ha sido hecha fundamentalmente por el sector criollo del país, con menoscabo y desprecio, y a veces hasta odio, por los sectores oprimidos: quechua, aimara, negro y otros más.

AA.- ¿Quiénes fueron los representantes de semejante visión histórica, doctor Vega? ¿Podría señalar algunos nombres?

JJV.- Básicamente quienes han discriminado, quienes han segregado, han sido muchos de los grandes “patriarcas” de la historia peruana; si se me pide un nombre, por ejemplo, diría Riva Agüero. Cuidado, no estoy negando su calidad académica, no estamos discutiendo ni la inteligencia, ni la erudición, ni la calidad literaria de Riva Agüero.

AA.- ¿Porras también?

JJV.- Porras está en esa lista, aunque en tono menor, pero igualmente su desprecio al indio flota en esa última obra suya sobre Pizarro.

AA.- ¿Y quienes han estado en la posición contraria, en la posición de rescate de una historia genuina y equilibrada?

JJV.-El portaestandarte tal vez sería Luis E. Valcárcel. A nivel de textos escolares cumplió una tarea importante don Atilio Sivirichi. Naturalmente Francisco Loayza. Diríamos que quienes empiezan a reivindicar a Túpac Amaru empiezan una tarea de revisión de la historia del Perú. Está también Luis Eguiguren que tiene un prólogo (¡vaya con el prólogo!) de noventa páginas a la famosa crónica de Melchor de Paz, el secretario de los virreyes que escribió una versión sobre la insurrección tupacamarista.
Hay que mencionar a Del solar, que es autor de la primera obra sobre Túpac Amaru y que constituye ya un enfoque diferente. Habría que mencionar sin duda el luminoso artículo de Haya de la Torre en 1924, muy poco conocido, casi nada divulgado en donde plantea en términos absolutamente radicales una orientación distinta en el estudio de nuestro pasado.

AA.- A propósito, una de las facetas de la vida intelectual del Dr. Luis Alberto Sánchez ha sido el ejercicio de la historia. ¿Cómo lo califica usted en ese terreno?

JJV.- Bueno, Luis Albertro Sánchez es un hombre de gran erudición, pero que no ha trabajado frecuentemente con las fichas a la mano. Es un hombre que cita de memoria, y él tiene una formidable memoria, pero desgraciadamente es un ser humano. Creo, sin embargo, que en Sánchez, más que buscar el dato perfecto, cronológico, hay que buscar la interpretación general que pueda dar sobre muchos problemas.

AA.- Y en cuanto a usted Dr. ¿Cuáles son las bases de su método de trabajo?

JJV.-Mi método de trabajo consiste, primero (sonríe) en malograr mis libros: los garabateo, los marco, los subrayo, los escribo, los engrapo…a veces los rompo; si el libro es barato no copio fichas, porque una secretaria por muy cara que sea siempre puede equivocarse; compro dos o tres ejemplares del mismo libro y me quedo con uno con mi propio índice, y el resto lo parto para tener fichas directas. Ficho mucho, eso permite tener un material acumulado.

AA.- ¿Sus libros los escribe pensando en un tipo de lector?

JJV.- Yo siempre he querido escribir para todos, creo que he tratado de dar una versión que sea accesible a todos y el lenguaje que empleo es muy llano, muy sencillo, trato además de poner la presencia del pueblo y la contradicción de las clases sociales. Y colocarme un poco en la perspectiva de quien está inmerso en la época y el medio que pretende describir.

AA.-En la actualidad existen trabajos sobre aspectos muy específicos, yo diría que excesivamente focalizados en temas importantes, económicos por ejemplo, pero que no apuntan a develar una conciencia histórica en el pueblo peruano.

JJV.- Fundamentalmente he querido dar, repito, una interpretación de las luchas del pueblo del Perú en todas las etapas. No he concebido la importancia económica desde el ángulo que tanto apasiona a algunos autores. Realmente jamás me he preocupado por el precio de los fletes en el mar Báltico durante la segunda mitad del siglo XVII o cuánto costaba una arroba de papas en Piura en el primer tercio del siglo XVIII.

AA.- ¿Es una alusión directa a Eraclio Bonilla?

JJV.- Sí, sí, a él y a muchos más, lo cual no significa desmerecer el trabajo, o sea respeto totalmente la calidad académica, pero lo encuentro fuera de época todavía. Lo que el pueblo quiere ahora es tener dignidad y la oligarquía peruana ha sepultado esa dignidad. Hay que enseñarle al pueblo lo grande que fue.

AA.- ¿Concibe usted entonces la historia como un instrumento de denuncia y esclarecimiento?

JJV.- La historia tiene un objetivo concreto, que es ése para mí.

AA.- Una pregunta que usted habrá respondido muchas veces, pero que ahora me gustaría formulársela es la siguiente: ¿Cómo tipifica usted el imperio incaico? ¿Qué era el imperio incaico realmente?

JJV.-Era una sociedad clasista evidentemente.

AA.-¿Decididamente clasista?

JJV.- Sí, sí, por cierto, era una aristocracia muy vertical, pero eficaz.

AA.- ¿Una cáfila de hombres felices, como afirmaba Baudin?

JJV.- No creo que tan felices, pero por lo menos con un mínimo de subsistencia, bajo la dirección de una aristocracia eficaz, inteligente, diríamos hasta laboriosa.

AA.- ¿Se ha distorsionado mucho el imperio incaico?

JJV.- Muchísimo, hay mucha “literatura”. Los incas eran hombres y gobernaban en forma omnímoda sobre sus vasallos, no solamente ellos sino también las castas que habían gobernado anteriormente en Chavín o Mochica, y naturalmente en las comunidades sojuzgadas por el Cuzco. Los tallanes también tuvieron una organización clasista y vertical.

AA.-Dr. Vega ¿Qué lo llevó a interesarse por el estudio de la vida y la acción revolucionaria de Túpac Amaru?

JJV.-Quizá el hecho de considerar a Túpac Amaru el personaje peruano más importante de la historia universal. No hemos dado otro hombre como él nunca.

AA.- ¿Ni cuando la rebelión de Juan Santos Atahualpa?

JJV.- Es importante, pero no llega a la dimensión de la rebelión tupacamarista. No olvide usted que la revolución de Túpac Amaru mueve batallas en un ámbito geográfico muy amplio, en lo que ahora son seis países americanos, y no estamos hablando de conspiraciones. Caen 120,000 en la lucha y además se extiende por un lapso cronológico de más de dos años.

AA.- Hay historiadores que creen que Túpac Amaru no tenía las mejores intenciones en caso de triunfar…

JJV.-Él quería ser rey, pero eso era lo normal en esa época. No se le puede pedir bolchevismo a Túpac Amaru en el siglo XVIII. El es un aristócrata que se siente obligado a servir a su pueblo en la vieja línea ideológica de los incas, los waqchacullas, es decir los amadores de los pueblos.

AA.-Y entre San Martín y Bolívar, ¿ a favor de quién vota usted?

JJV.- Sin negar méritos a San Martín, a quien con toda justicia se le conoce como el Santo de la Espada, Bolívar es un genio a quien, creo, le quedó chica América.

AA.- Usted ha declarado en algunas ocasiones que la República no es precisamente uno de sus fuertes. ¿Me equivoco doctor?

JJV.-No me agrada mucho la república. Prefiero muchísimo más las luchas coloniales o naturalmente las de la etapa incaica.

AA.- Doctor Vega, usted estuvo bastante vinculado a la Junta Militar de Gobierno durante el velascato…

JJV.- No tanto como eso. Fui profesor de muchos de los participantes en el sistema militar. Después ocupé una posición en los periódicos, en El Comercio y Expreso donde actué con una línea aperturista como consta en esos diarios de la época.

AA.-Si tuviera que definir ese proceso militar en unas pocas palabras, ¿cuáles escogería usted?

JJV.- Falta de decisión.

AA.- Los últimos acontecimientos que vienen ocurriendo en el país, lo hicieron decir a usted en su última visita a Piura una frase que se me quedó muy grabada. Dijo usted: “vengo de recorrer una parte del país y siento que el país se está desmoronando". ¿Reiteraría usted esa frase ahora?

JJV.- Qué buena memoria. Sí, yo creo que sí, creo que es totalmente cierto. Aquí mismo en Piura más del veinte por ciento de los electores han votado en blanco. Bueno, eso revela el desmoronamiento de la convicción en la democracia o no?

AA.- ¿Y Sendero Luminoso?

JJV.- Representa todo eso.

AA.- ¿Es una alternativa?

JJV.- Es una alternativa en la medida que es un movimiento que ya se desenvuelve en muchos departamentos y que ha dejado unos siete mil muertos en el país. Es pues una alternativa para un número indeterminado de peruanos. Es un hecho; no podemos negarlo. Uno de los problemas del Perú es que no se quiere ver con claridad este movimiento, quieren verlo sólo como un puñado de fanáticos, una tanda de asesinos o delincuentes. Eso es absurdo, es un movimiento de enorme envergadura y hay que verlo con toda seriedad.

La noche avanzaba. Una cena y un vino lo esperaban en algún lugar de Piura. Los organizadores de su conferencia lo invitaron a subir a un auto, que luego se perdió raudo por entre los viejos ficus de la avenida Grau.




5 comentarios:

césar castillo dijo...

:D

Alain Ian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alain Ian dijo...

Estimado Alberto,

Me parece muy buena su entrevista a JJ Vega. Lo que queria mencionar en tu blogg es que tambien he leido en interne una nota de este historiador respecto Pachacutec. El cual rebaja la figura del mismo y hace entrever que inclusive no existio. A nosotros los que vivimos fuera de Peru nos indigna leer este tipo de escritos que disminuye la credibilidad de la historia peruana. Lo mas triste es que sin ninguna investigacion cientifica de por medio.

He leido lo que dijo este historiador sobre Pachacutec y me dio pena leer cosas como "El Inca Incierto" la verdad de este comentario lo incierto es el proposito del mismo, lo cierto es que en este presenta una polemica con solo creencias y poco conocimiento cientifico.

Para mi Pachacutec sigue siendo el Heroe que todo peruano debe tener dentro de si, es decir luchar por lo nuestro y no destruir lo nuestro, construir y no destruir, organizar y no desorganizar.

Tambien tengo que contarte que he leido otras historias de Pachacutec en Ingles los cuales al igual que los comentarios de JJV sirven de nuevo para desmitificar lo que fue Pachacutec fue. Ud. puede ver esta informacion que dice que este Inca fue poco mas igual que Hitler o Mussolini!!! en fin quienes son estas personas que buscan disminuir los hechos historicos del pueblo Inca. Es acaso porque en Europa o los paises anglos no pueden creer que los Incas fueron capaces de construir por ejemplo Machu Picchu o que fueron capaces de organizar una sociedad sin hambre. Existe en piedra lo que los Incas hicieron y para mi personalmente cuenta mas lo hecho que lo dicho, espero que en historia siga siendo lo mismo.

Espero Ud. como historiador haga valer nuestro legado historico el cual debe darse a conocer al mundo resaltando lo mejor del Peru, con lo cual evitaremos que algunos extrangeros sigan insinuando que Machu Picchu fue creado por extraterrestres. Informacion que tambien se puede encontrar en Internet.

Atte,

Alain

gerardo cabrera dijo...

Don Alberto Alarcon, soy de Piura y estudio en la Udep. bueno, estoy leyendo un libro de JJV, se llama INCAS, DIOSES Y CONQUISTADORES. qué libros puede recomendarme de este historiador?...estoy en 3 ciclo y me dejan leer libros como son: PAISAJES PERUANOS, DE RIVA AGUERO....

GERARDO CABRERA. MI CORREO ES geradito@hotmail.com y mi blog: www.viajardormido.blogspot.com

Víctor dijo...

FELICITACIONES ALBERTO, ESTA ENTREVISTA ES YA UN HECHO HISTÓRICO PARA LAS CIENCIAS SOCIALES.
UN ABRAZO.
VÍCTOR GUZMÁN
TRUJILLO.